¿Por qué la urgencia de deslindar al gobierno?

Por Óscar Hernández H

Cómo tomar la muerte del secretario de Turismo en Jalisco, José de Jesús Gallegos Álvarez, cuando apenas nueve días atrás asumía el cargo para el que fue designado por el gobernador entrante, Jorge Aristóteles Sandoval. A la vista y haciendo una revisión rápida de su perfil profesional, no hay causa alguna, como para relacionar el asesinato con sus actividades empresariales, anteriores al cargo, como lo aseguró el secretario general de Gobierno del estado, Arturo Zamora a sólo dos horas de haberse cometido el atentado, sin que mediara aún investigación alguna.

La pregunta surgió inmediatamente en las redes sociales ¿en qué basa su afirmación el segundo funcionario en importancia del gobierno estatal, de que el asesinato es resultado de las actividades anteriores que el empresario realizaba y nada tiene que ver con su desempeño reciente dentro del gobierno estatal?

Gallegos Álvarez tenía una importante trayectoria relacionada a la industria inmobiliaria. Fue fundador y presidente de la empresa Jegal, Project Construction Management, con la cual desarrolló proyectos como Natulius y Torre de Hierro.

De acuerdo con el portal de su empresa en la red, el asesinado funcionario creó en 1998 el concepto Mayan Resort , donde encabezó la administración, dirección y operación de esta cadena hotelera.

Además, fue líder de proyectos particulares creados en 1992 con una tendencia de apoyo a la innovación y elegancia que fuera considerado como un estilo único en el área de la construcción.

En su sitio de internet lo describen como apasionado por el trabajo, comprometido con la sociedad, lo cual lo llevó a dirigir el área de Construcción de la empresa Vidafel en 1992, hasta consolidarse como C.E.O en 1998, para transformar a la corporación en Mayan Resorts, uno de los proyectos más exitosos de la industria turística e inmobiliaria de América Latina, el cual cuenta a la fecha con once desarrollos.

Posteriormente, emprendió un nuevo proyecto con “ambiciones de alto impacto en la sociedad mexicana e internacional desde sus propias empresas”; crea GuGa Desing Center y Jegal Proyect & Construction Management, lo que abre un gran “apartado de opciones para la industria de la construcción , turística, arquitectónica en México y el mundo”.

Con estos datos no se puede encontrar relación alguna que lleve a ser perseguido por miembros de la delincuencia organizada, que en este asesinato marcan su firma, por la forma en que se cometió el atentado.

Según versiones de testigos, el vehículo del funcionario fue perseguido por varias cuadras, sobre la avenida Acueducto, hasta llegar a Pablo Neruda, donde le cerraron el paso y dispararon en su contra  acciones que sólo cometen delincuentes profesionales.

Dicen las autoridades tener a cuatro personas detenidas y un vehículo de reciente modelo, de lujo, asegurado, pero ni a ellos ni en la camioneta se encontraron armas, lo que de antemano los descartaría. No obstante son interrogados en las instalaciones de ahora llamada Fiscalía General de Jalisco, que está bajo encargo de quien fuera Secretario de Seguridad Pública en el sexenio pasado, Luis Carlos Nájera Gutiérrez.

Llama, además, la atención que precisamente en esta fecha, pero de 2012, se operó el Código Rojo en la Zona Metropolitana de Guadalajara, como resultado de acciones violentas por parte de grupos de la delincuencia organizada, que obligaron a cierre de arterias principales por bloqueos con automóviles y camiones del servicio público que, en algunos casos, fueron incendiados. De esos hechos no se informó el resultado de las pesquisas.

Un dato más, que ha salido a la luz pública, es que en esa misma zona supuestamente fue acribillado uno de los nacotraficante más buscados por la justicia de México y Estados Unidos, Ignacio “Nacho” Coronel, otro caso que nunca ha sido esclarecido, dado que hay versiones confirmadas de que el cuerpo que llegó a la morgue en aquel 15 de mayo de 2011, no presentaba características similares a las que pudo haber tenido en vida el capo de la droga. Incluso se cuenta que sirvió a las autoridades federales del gobierno anterior como testigo protegido y se le dio protección fuera del país.

Llámelo coincidencias, pero la muerte del secretario de Turismo este sábado tiene muchas cosas que revelar. Incluso el mismo gobierno estatal tendrá que aclarar por qué la urgencia de salir a dar una resolución sobre las causas del asesinato a sólo dos horas de haberse cometido y sin que privara indagatoria alguna. Incluso mientras Arturo Zamora daba la conferencia de prensa, los peritos apenas levantaban evidencia en la zona del atentado.

De dónde, entonces, concluyó el secretario general de Gobierno que fueron las actividades empresariales y no su función dentro del gobierno las causas de la muerte del hasta ahora Secretario de Turismo.

¿Será la bienvenida a los 100 días de gobierno de Enrique Peña Nieto? Preguntas hay muchas, que las autoridades tendrán que esclarecer.