Cuidado con los alimenticios fraudulentos

Un grupo de defensa del consumidor en Estados Unidos advierte en un informe actualizado que algunos de los alimentos que los consumidores ven en las tiendas no son lo que parecen. La Convención Pharmacopeial de EU ha documentado casos de fraude alimentario, según lo informado por las revistas científicas y medios de comunicación.

Para el registro, el fraude alimentario se define como la sustitución “deliberadas, manipulación o tergiversación de los envases de alimentos, alimentos o ingredientes alimentarios, o declaraciones falsas o engañosas sobre un producto para obtener beneficios económicos “, dice la organización.

Algunos de los productos más comunes inscritos en este posible fraude alimentario son el aceite de oliva, especias, jugos de frutas y mariscos. “En muchos casos,” revela el New York Daily News “los alimentos más caros son llenados o sustituidos por menos costosos y, en ocasiones, potencialmente dañinos.

De acuerdo con el Dr. Markus Lipp, director senior de las normas alimentarias de la USP, el fraude en alimentos se da cuando el fabricante no es honesto con el Departamento de Agricultura, la Administración de Alimentos y Medicamentos y otras agencias reguladoras federales y estatales acerca de lo que realmente se pone en los productos. “En general, el suministro de alimentos en la Unión Americana es seguro, debido a la vigilancia de la FDA, la industria alimentaria y los consumidores “, dijo el periódico. “Con la base de datos, tratamos de promover la toma de decisiones informada.

“La organización ha añadido la asombrosa cifra de 800 nuevos registros a su actual base de datos de alimentos fraudulentos en los últimos dos años. Entre estos alimentos se cuentan, una gama de especias: especias en polvo como la cúrcuma, el azafrán y el chile en polvo; se pueden diluir o reemplazarlos abiertamente con especias más baratas o rellenarlos con éstos.

De igual forma con el Jugo de granada, algunos productos, como Natural News, están etiquetados como “100 por ciento jugo de granada”, pero en realidad están llenos principalmente con otros jugos de frutas o agua azucarada gigante de bebidas de la empresa Coca-Cola, la cual ha sido recientemente capaz de esquivar una demanda federal de publicidad falsa en una de sus bebidas de “granada”.

Minute Maid, que es una subsidiaria de Coca-Cola, puede seguir con el etiquetado de una de sus bebidas “Blueberry Pomegranate”, aunque ésta, casi en su totalidad, contiene manzana y uva, un magro contenido del 0.3 por ciento de jugo de granada y 0.2 por ciento de jugo de arándano.

Otro caso es el aceite de oliva: Considerado por sus beneficios para la salud en general, el aceite de oliva está siendo utilizado cada vez más por los estadounidenses interesados ​​en una dieta más limpia. Pero la USP dice que algunos aceites de oliva se diluyen con aceites vegetales más baratos, lo que no sólo es fraudulento, sino que resulta un alimento mucho menos saludable.

El Atún de aleta blanco: el “atún blanco” en su plato de sushi puede, en realidad, una especie mucho menos costosa, dado que es un pez que está prohibido en otros países, incluyendo Italia y Japón, ya que tiene un alto contenido de ésteres cerosos que contribuyen a una especie de intoxicación denominada gempylotixism. La FDA aprobó su consumo en la década de 1990, pero la agencia aconseja no venderlo o comerlo.

Jugos de limón y de otras frutas, mermeladas y jaleas: A veces los fabricantes extranjeros de estos alimentos incluyen agentes de enturbiamiento en ellos para hacerlos aparecer como si fueran recién exprimidos. La USP dice que cerca de 4 mil personas en Taiwán recientemente enfermaron después de ingerir productos que habían sido llenados con falatos peligrosos, una sustancia química que se encuentra también en plástico, según el informe.

Café: Sí, incluso esa bebida omnipresente por las mañanas puede ser fraudulenta. El Café a menudo se mezcla con otras ingredientes para aumentar el volumen y los beneficios para la empresa, dado que disminuye los costas de fabricación.

Jarabe de maple: Estos productos a menudo pueden ser llenados con el jarabe de maíz de alta fructosa y otros azúcares, con lo que se disminuye su pureza y resulta todo un fraudue

No se deje engañar: Así que, ¿cómo saber si lo que compras es legítimo o fraudulento? Lipp dice que hay una serie de pasos que los consumidores pueden tomar para evitar ser engañados. Estos incluyen: hacer su tarea y no tener miedo al contacto con los fabricantes para obtener información sobre sus ingredientes; comprar alimentos enteros siempre que sea posible y saber lo que es una ganga y cuál no. Por ejemplo, si ve un galón entero de  Aceite de oliva “virgen extra” que es mucho más barato que otros productos similares, probablemente no está en presencia de un producto legítimo.

Fuentes: http://www.nydailynews.com http://www . foodfraud.org / http://www.naturalnews.com