Mueren cuatro personas por agresiones directas en Guadalajara, ¡en una noche!

Jornada violenta vive Guadalajara en las últimas horas -foto El Informador- 02062011
Jornada violenta vive Guadalajara en las últimas horas -foto El Informador- 02062011

Por lo menos cuatro personas fueron asesinadas en las últimas horas en la Zona Metropolitana de Guadalajara, sin que se reporte persona alguna detenida. Aparentemente ninguno de los casos está relacionado, aunque en los tres se utilizaron armas de fuego y fueron ataques directos. Un hombre más quedó herido.

Por la mañana de este jueves fue encontrado sin vida, tirado boca abajo y “encintado” de la cara un hombre, en la colonia El Colli CTM, en el municipio de Zapopan, quien podría haber sido secuestrado desde el sábado pasado, asesinado en otro lugar y su cuerpo sólo arrojado en la zona del hallazgo.

Elementos de la Policía del Estado informaron que recibieron un reporte sobre la presencia de una persona muerta en el cruce de Avenida del Colli y Playa de Hornos, y que, al llegar, policías zapopanos encontraron a la víctima.

En la escena no se encontró evidencia que permitiera establecer que en dicho lugar fue asesinado, por lo que se presume que el cuerpo sólo fue “tirado” en el sitio.

Posteriormente arribaron elementos de la Procuraduría estatal y peritos forenses, quienes levantaron el cuerpo del hombre.

Cuando el cadáver ya se encontraba en la camioneta del Servicio Médico Forense (Semefo)  llegaron tres mujeres, quienes dijeron ser parientes de la víctima. Sin embargo, tendrán que acudir a la morgue a hacer la identificación oficial.

Además, las damas dijeron que su familiar había sido secuestrado desde el pasado sábado, lo que tendrá que corroborarse con la denuncia respectiva, que dijeron ya habían presentado desde ese sábado ante las autoridades competentes.

Lo matan en la puerta de su casa

Alrededor de las 23.40 horas, una persona fue asesinada por sujetos que llegaron hasta la finca  ubicada entre las calles Ariosto y Leroux de la colonia Lomas Universidad. Según la madre de a víctima, identificado como Gerardo Alberto Preciado Guerra, de 23 años de edad, éste llegaba a su casa cuando se puso a platicar con varios hombres, que en un momento determinado sacaron armas y comenzaron a disparar contra él.

El cuerpo de Preciado Guerrero quedó en posición fetal, entre la parte frontal del vehículo, un Nissan Platina, en color rojo, modelo 2005, con placas de circulación del estado de Jalisco, y la pared de la finca, el cual presentaba un impacto de bala en el costado izquierdo, a la altura de las costillas.

La mujer refirió que al terminar de estacionar el auto, su hijo comenzó a platicar con varios sujetos que habían llegado al lugar a bordo de un VW Jetta, en color rojo, un Bora negro y otro automóvil Mercedes Benz en color blanco y en un momento dado se escucharon las detonaciones sin saber la causa.

Cerca de donde quedó el cadáver, los policías encontraron un envoltorio que contenía tres gramos de cocaína, siete casquillos de calibre .45, cuatro ojivas del mismo calibre y nueve casquillos más del calibre .9 milímetros.

El vehículo de la víctima presentaba un impacto en el medallón y otro en la cajuela, el cancel de la finca recibió dos impactos y se localizó uno en la puerta de ingreso.

Una hora después, al filo de las 00:40 horas, se reportó que sobre Lázaro Cárdenas, a su cruce con Niño Obrero, en la colonia Camino Real, otro hombre había resultado herido con arma de fuego. Al llegar los policías conocieron que ya había sido trasladado al hospital San José para ser atendido.

Gerardo Nava Bello, de 24 años de edad, fue localizado más tarde en dicho hospital, donde confirmaron que el sujeto presentaba la herida en un costado, sin más detalles.

Allí se encontraron con José Manuel Nava, de 33 años de edad, hermano del herido, quien lo había llevado al hospital a bordo de un vehículo VW Jetta, en color blanco, modelo 2011, con placas de circulación del estado de Jalisco, y quien no quiso proporcionar datos al respecto.

Minutos más tarde arribó un agente del Ministerio Público, el cual indicó a los elementos de la Policía que José Manuel cuenta con orden de aprehensión, sin especificar bajo que delitos.

Matan a taquero-vendedor de autos

Durante la misma noche del miércoles, un hombre identificado como Adalberto Huerta Díaz, de 30 años de edad, dedicado a la venta de tacos, en un puesto ambulante ubicado en el cruce de Lázaro Cárdenas y Glendale,de la colonia Álamo Industrial, fue asesinado cuando atendía a unos clientes.

testigos refirieron que un par de sujetos llegaron al puesto de tacos y pidieron un par de órdenes de carne al pastor, pero cuando eran atendidos, uno de los “clientes” sacó una pistola calibre .45 y le disparó en seis ocasiones al taquero.

La víctima recibió balazos entre el tórax y el cuello, por lo que cayó sin vida en forma instantánea.

Al lugar llegaron familiares de la víctima quienes dijeron a los agentes de la Procuraduría estatal que desde hace varios meses su pariente había sido amenazado de muerte por varios sujetos desconocidos y que además de vender tacos se dedicaba a la venta de autos usados.

Una víctima más en la Álamo Industrial

Por la tarde del miércoles, a escasos 60 metros de un módulo de la Policía de Guadalajara y a la entrada principal de una unidad deportiva, ubicada en el cruce de las calles Fuelle y Taladro, en la colonia Álamo Industrial, fue ultimado a balazos un hombre.

La víctima se encontraba a bordo de una camioneta Toyota Tacoma en color blanco, de modelo reciente, con placas de circulación JR-56985, cuando llegaron dos individuos armados y le dispararon en al menos seis ocasiones.

Al llegar personal de emergencia confirmaron el deceso de quien fue identificado extraoficialmente como Abraham Mora González, de aproximadamente 40 años de edad, quien presentaba un balazo en la nuca y dos más en el tórax.

Varios testigos dijeron que los homicidas eran dos hombres de tez morena y altos de estatura, quienes, viajaban en un auto Tsuru, de color café, mismos que escaparon con rumbo hacia la Calzada Lázaro Cárdenas.

En el punto fueron encontrados tres casquillos y una bala del calibre .9 milímetros, mismos que fueron asegurados como evidencias del crimen. El cuerpo de Mora González fue llevado a la morgue de la ciudad en espera de que sea reconocido de manera oficial.