‘Rescatan” sicarios al narcotraficante Crispín Borunda, en Chihuahua

Crispin Borunda Un comando armado, vestido con uniformes tipo militar, se llevó de un hospital a Crispín Humberto Borunda Cárdenas, quien se encontraba preso con una solicitud de extradición a los Estados Unidos por delitos contra la salud y asociación delictuosa.

De acuerdo con las primeras versiones Crispín Borunda se encontraba en la habitación 316, del tercer piso del hospital Cima, donde lo custodiaban dos celadores y cinco más permanecían en el área de ingreso del nosocomio.

Aproximadamente a las 04:00 horas, varios hombres armados con rifles de asalto y con vestimenta tipo militar, incluyendo cascos, ingresó al hospital por el área de urgencias, sometió a todo el personal, incluyendo a los custodios, a quienes desarmaron; en total les quitaron 14 armas, siete rifles y siete pistolas.

Se desconoce si se trató de un rescate o de un secuestro, ya que en las dos ocasiones anteriores en que estuvo internado se recibieron amenazas de muerte por parte de bandas antagónicas, así como advertencias de que sus cómplices lo liberarían por la fuerza.

En febrero del año pasado, Crispín Borunda fue sacado de urgencia del reclusorio y llevado al hospital Cima debido a que sufrió un infarto. Tras su recuperación, Borunda Cárdenas fue regresado al reclusorio, aunque tuvo algunas recaídas por las tuvo que regresar de nuevo al nosocomio, donde permanecía desde hace aproximadamente un mes.

El hecho generó una intensa movilización de policías de los tres niveles de gobierno así como del Ejército Mexicano.

La policía manejó inicialmente que se trataba de cuatro hombres que habían asaltado el hospital, luego se cambió la versión y se dio a conocer que un grupo armado, de aproximadamente 15 hombres, vestidos de militares habían rescatado a Crispín Borunda y finalmente se dio a conocer que habían sido entre 30 y 40 personas las que participaron en el rescate, para lo cual utilizaron varios vehículos de modelo reciente.

Crispín Humberto Borunda fue detenido en la ciudad Camargo el año 2004 acusado de intento de secuestro y posesión de armas de fuego y tras su captura, el gobierno de Estados Unidos solicitó su extradición, motivo por el que únicamente continuaba preso. Es uno de los hombres más buscados por la agencia antidrogas de los Estados Unidos, la DEA, acusado de tráfico de cocaína y asociación delictuosa.

En 1998 logró escapar de la prisión federal de máxima seguridad “La Tuna” en Anthony, Nuevo México, ubicada a unos 20 kilómetros de la franja fronteriza. Tras esa legendaria fuga fue capturado en Ciudad Camargo en enero de 2004, acusado de secuestro y posesión de armas de fuego.

Tiene severos problemas de corazón

Según Carlos González, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, Crispín Borunda, tiene severos padecimientos del corazón, motivo por el cual constantemente era trasladado al hospital Cima a recibir atención especializada, donde el especialista que lo atiende ha recomendado tratamientos más exhaustivos.

Comentó que cada vez su estado de salud se complicaba, de acuerdo al médico que lo atendía, tenía que ser llevado a este hospital, dado que en el Cereso no se cuenta con instalaciones para ese tipo de atención.

Habían amenazado con rescatarlo

La procuradora de Justicia del estado, Patricia González, comentó que anteriormente se habían recibido amenazas de rescate por medio de denuncias anónimas en las que advertía de un posible rescate de Crispín Borunda, las cuales investigarán para detallar sí existe o no alguna relación con el secuestro del narcotraficante.

La Procuraduría estatal calificó que a partir de este hecho, Borunda Cárdenas tendrá que afrontar una nueva acusación, ésta por “evasión de preso” , lo cual confirma que la intención del comando armado fue el rescate del narcotraficante y no el “levantamiento”, como se acusó por parte de algunos sectores.

(Con información del Diario de Juárez, El Universal y elagoradechihuahua.com)

Un comentario en “‘Rescatan” sicarios al narcotraficante Crispín Borunda, en Chihuahua”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.